Home » Trabaja conmigo

Trabaja conmigo

Como trabajar con Gente Grande:

“Cuanto más se envejece más se siente que saber gozar del presente es un don precioso, comparable a un estado de gracia” (Marie Curie)

La gente grande solo necesita motivarse, ilusionarse, hacer un pequeño clic y decir hum …. todavía me quedan años por vivir y no voy a dejarlos que pasen dormidos, no voy a dejar que pasen de puntillas, voy a vivirlos y ¿cómo voy a vivirlos?, haciendo cosas, involucrándome en el día a día, aprendiendo a comunicarme con los demás, aprendiendo a escucharles, aprendiendo a ver a los seres queridos sin pensar nada más, solo verlos, y escucharlos, y aceptar lo que dicen, y dejarme querer y quererlos, apropiándome otra vez de mi vida. Poniéndome objetivos vitales, acciones que requieran confianza en mí mismo y en mis posibilidades. Voy a seguir siendo él o la protagonista de esta nueva etapa como lo he sido en las etapas anteriores.

Te reconoces en alguno de estos pensamientos:

  • Cuando visitas a tus padres sientes que los abandonas al irte.
  • Crees que tus padres piensan que os habéis olvidado de ellos.
  • Piensas que tienen sentimientos de soledad.
  • Te sientes culpable por haber internado a tus padres en un geriátrico y no cuidarlos tu directamente.
  • Te sientes frustrado cuando ves a tus padres malhumorados y no puedes sacarlos de ahí.
  • Te vas con una gran carga cuando no le dices a tus padres lo que te gustaría y fundirte con ellos en el abrazo que quisieras.
  • Te gustaría dedicarles más tiempo, sacarlos a pasear más, llevarlos al cine…
  • Ves a tus padres sufrir porque consideran que son una carga.
  • Sientes que tus padres no entienden que tienes que continuar con tu día a día, con tu trabajo con tus tareas domésticas, cuidando a tus hijos.
  • Te sientes mal porque a veces piensas que ellos son unos egoístas y luego te arrepientes porque al fin y al cabo son tus padres y un día no estarán más contigo.
  • Sientes que cuando tu intentas un acercamiento ellos rechazan el mismo con “berrinche” de niño pequeño.
  • Te encantaría escuchar sus historias, pero cuando llega el momento y comienzan a hablar te parecen eternas y pierdes la paciencia.

Puedo ayudaros a:

  • Encontrar el modo de volver a comunicaros con fluidez, amor y respeto.
  • Valorar lo que cada uno ha hecho y hace por el otro y poder agradecéroslo mutuamente.
  • Aprender que cada uno precisa de su espacio propio y particular y respetar estos momentos privados sin reproches, ni sentimientos de abandono.
  • Encontrar momentos en los que compartir y disfrutar, para guardarlos como un tesoro en el recuerdo.
  • Aprender a perdonar y cerrar conflictos del pasado.

Y diferenciando entre vosotros puedo ayudarte a :
Si eres el padre o la madre:

  • Encontrar nuevos motivadores en tu día.
  • Organizarte tu día a día para que te sientas activo/a, útil, ocupada y entretenida, e incluso disfrutes de los momento que pasas contigo a solas.
  • Ayudarte a integrar el cambio que se está produciendo en tu vida.
  • Manejar tus pensamientos negativos y convertirlos en constructivos y positivos.
  • Disfrutar de cada momento que pases con los tuyos sin reproches y agradeciendo que están ahí.
  • Aprender a valorarte en esta etapa de tu vida.

Si eres el hijo o la hija:

  • Eliminar los sentimientos de culpabilidad por no hacer más por tus padres.
  • Organizarte en tu día a día para buscar un espacio que compartir con ellos y que se adapte también a tu vida familiar y cotidiana.
  • Aprender a comunicarte con tus padres en esta nueva etapa de sus vidas y en este momento de cambio importante para ellos, de modo que construyáis una relación sólida, en lugar de crear conflictos insalvables.
  • Aprender a perdonar el pasado y comenzar una nueva relación con tus padres desde el momento presente.
  • Ayudarles a vivir sus últimos años en paz, armonía y alegría sin subyugarte a ti y a tu propio bienestar.
  • Aprender a disfrutar de su compañía, a entender sus tiempos y como se ve la vida pasar desde el lugar donde se encuentran ellos.
  • Aceptar que haces y hacer lo que puedes por ellos con tu propia situación de vida.
  • Aprender a demostrar cariño y gratitud (si es algo que no pudiste aprender en tu infancia).