Shiatsu

Según la Asociación de Profesionales de Shiatsu en España, APSE    “El Shiatsu es una práctica basada en la teoría médica japonesa y china cuyo fin es ayudar a las personas en sus procesos curativos y en su autodesarrollo a través de la presión y el contacto. Es un sistema holístico, que considera los síntomas y las enfermedades como manifestaciones de los desequilibrios y busca resolver las causas que subyacen en estas condiciones, trabajando con la energía de la persona a través del cuerpo”.

Shiatsu significa: 指 (Shi), dedo, y 圧 (Atsu), presión. Su nombre describe la forma en que se aplica: presionando con los dedos y las palmas de las manos para equilibrar y armonizar el campo energético humano. Con estas presiones se busca activar las capacidades de defensa y auto-regulación que ya posee nuestro cuerpo y así superar la enfermedad o molestia, en vez de luchar contra los síntomas de la enfermedad. Las presiones se realizan a lo largo de 12 canales energéticos o meridianos definidos en nuestro cuerpo por donde circula nuestra energía vital Qi, y de cuya armonía y equilibrio dependerá nuestra salud.

El objetivo de esta terapia es sobre todo de carácter preventivo: promueve la salud y previene las enfermedades. En el pasado, los chinos pagaban una cuota al médico siempre y cuando se mantuvieran sanos; en el momento en que caían enfermos dejaban de pagar porque ya no podían trabajar. Por este motivo, el estudio de la prevención prima sobre el aspecto de la curación. No tiene efectos secundarios. Además de relajar está actuando sobre la energía de cada órgano por lo que ayuda a restablecer la salud del cuerpo.

Caricias, tacto y masaje son palabras inseparables. Tocar tranquiliza, calma, estimula el sistema inmune, aporta seguridad y ayuda a gestionar los miedos existenciales. Además puede reducir la producción de hormonas del estrés y disminuir la actividad de las áreas que implican miedo.

El Shiatsu por tanto tiene muchas utilidades y es especialmente eficaz con las enfermedades modernas: ansiedad, estrés, depresión, insomnio, dolores, reduciendo la tensión muscular, trastornos nerviosos, así como desórdenes del sistema metabólico, circulatorio, linfático para eliminar desechos, urinario, reproductor y digestivo.

El diagnóstico en Shiatsu se realiza utilizando un conjunto de herramientas que nos ayudan a valorar la falta de armonía. Podemos usar una, algunas o todas. Cuantas más utilicemos más información tendremos y mejor podrá ser el diagnóstico y por tanto el tratamiento.

  • Miramos, observamos y escuchamos. Hacemos preguntas relevantes. Preguntas que nos proporcionen una impresión general de la historia y estilo de vida de la persona tratada, al tiempo que nos informe del nivel de salud o enfermedad entre sus familiares directos.
  • Tocando al cliente. Es el ingrediente más importante en la valoración Shiatsu de la salud, pues la totalidad de la técnica y la finalidad del Shiatsu es tocar. Palpamos la zona alrededor del ombligo (Hara); presionamos los puntos transportadores de la espalda y los puntos recolectores en tórax y abdomen, pues se vuelven sensibles cuando su Órgano asociado está enfermo.

Las sesiones de Shiatsu normalmente duran 60 minutos, si se quiere obtener un buen resultado. Acudir con ropa cómoda y holgada. Suele realizarse en el suelo, pero también puede practicarse sentado o en una camilla, adaptándose a las peculiaridades de cada cliente.

Es importante que se tenga en cuenta que recibir un masaje Shiatsu periódicamente, impide que el estrés se acumule en el organismo, y a la vez, elimina aquellas toxinas que provocan la mayoría de las disfunciones en el organismo.